Diciembre

10, 9, 8…

Dentro de 31 días todos estaremos descontando los mismos imperfectos segundos en un voceo colectivo, para finalizar un año que se va, para siempre. Eso es lo mágico del tiempo. Que no se puede volver al pasado. Y entonces atrás quedan nuestras historias del año que se fue, de las expectativas que tuvimos al inicio, de momentos inolvidables y de otros olvidables. De amores que nacieron y otros que acabaron, de relaciones inconclusas, de nuevas amistades, de proyectos, sueños, de nuevas anécdotas que serán revividas en relatos que se deformarán con el tiempo y las convertirán en más espectaculares de lo que tal vez verdaderamente han sido. En el pasado se alojarán nuestras experiencias, viajes, exámenes, salidas, encuentros, noches de insomnio, noches de locura, de intensidades, de siestas, eventos y quien sabe cuántas cosas más, mil cosas, que se van para siempre y que permanecerán entonces también por tiempos inmemoriales en nuestros recuerdos.

…7, 6, 5…

Es diciembre. El más especial de todos. El que todos esperan. Porque diciembre es la sensación de pensar que se puede volver a empezar, que se puede volver a soñar, a proyectar, a continuar. Hay algo de magia en este mes, que ningún otro la tiene. Todos esperan que llegue diciembre porque a todos algo nuevo nos va a pasar. El 31 a la noche todos sabemos que seremos parte de una adrenalina colectiva. Todos sabemos que si bien envejecemos todos los días y todas las horas un poquito más, es en ese momento en que verdaderamente nos sentimos parte de una máquina del tiempo, que es el Universo, y que viaja a la misma velocidad, y pasamos a ser parte del futuro por el año que comenzaremos y del pasado por aquel del que fuimos parte y construimos entre todos.

…4, 3, 2…

Falta poco. Un mes. 31 días. 744 horas… e infinitos minutos y segundos. En los que vamos a correr de aquí para allá. Donde intentaremos terminar todo. Cumplir con nuestras metas. Organizar encuentros de despedida del año. Con los que nos vimos. Con los que no nos vimos. Con las de la facu, las del club, las del trabajo, las del barrio, las de la vida. Con la familia que no queremos ver. Con la familia que sí queremos ver. Con la familia que no elegimos. Con la que elegimos. Con nuestros amores, nuestros hijos, con los nuestros. Con los regalos. Sin regalos. Correr para cumplir. Correr para llegar y empezar a disfrutar del encuentro más lindo. Con una noche estrellada, con abundancia. Abundancia material y afectiva.

…1…

Solo un segundo. Un segundo para pensar en uno mismo y reconciliarse con la vida. Pensar en ese instante único en los que están con nosotros ahí. Los que no están más, los que están lejos. Pero todos presentes en ese instante mágico. Cierro y abro los ojos. El ruido, las copas, las luces, los besos. Una voz interior que nos dice que está bien. Que hasta aquí llegamos por ahora. Y que está bien así. Que podemos seguir mañana y empezar otra vez. Todo otra vez. Todo igual. Y todo diferente.

0

Felices son las más hermosas, las chicas que sienten y se emocionan con estas mismas cosas. Felicidades.

Calendario para Cel:

calendario-diciembre-2016-cel

Para PC:

calendario-diciembre-2016-pc

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s